Los cambios en la tecnología en los últimos años han dejado en el espacio publico infraestructura de comunicación en abandono y desuso. Las cabinas telefónicas nos llevan a 20 años atrás, donde eran un símbolo de desarrollo y conectividad. En la actualidad, estos elementos constituyen es vestigio de aquella época, pero no tienen un uso activo y son más obstáculos y contaminación visual de nuestras ciudades. Ante esta situación, hemos observado el problema con la ausencia de estacionamientos de bicicleta de larga estancia, por falta de seguridad.

Nos encontramos frente a una oportunidad de utilizar las cabinas abandonadas, o, en caso de las que están en uso, compartirlas y transformarlas en estacionamientos de bicicleta públicos. Estas unidades tienen conexión de telefónica, por lo tanto, los datos permiten estar conectadas a una plataforma digital que supervisa la seguridad de las bicicletas, permitiendo el bloqueo del estacionamiento, conexión a cámaras de seguridad e incorporando una estación de mantenimiento.

 

image 1
image 2
image 3
image 4
image 5
image 6